Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Amazon El Prat. Así es por dentro su centro logístico más grande de España

El centro logístico que Amazon tiene en El Prat (Barcelona), el más robotizado de la compañía en España, ha supuesto una inversión de más de 200 millones de euros. Dispone de una superficie equivalente a 8 campos de fútbol y 6.000 robots drives cooperando por una logística eficiente. En total 130.000 m2 distribuidos en tres plantas, donde el criterio propio de cada empleado es una decisión estratégica.

Durante el mes de julio de 2016 y hasta el otoño de 2017 se construyó el que ahora es el centro logístico más grande de Amazon en España en lo que a operativa (y no perímetro) se refiere. Se trata del edificio ubicado en El Prat (Barcelona), una estructura singular en cuanto a sostenibilidad, ya que es el más grande que cuenta con la certificación de referencia BREEAM Excelente en España y el único en Cataluña.

Unas instalaciones construidas sobre una superficie total de 209.955,42 m2, es decir, el equivalente a 40 campos de fútbol, con tres plantas y en las que el gigante del comercio electrónico norteamericano ya lleva más de un año trabajando después de haber realizado una inversión superior a 200 millones de euros.

Dicho centro, para cuya construcción hicieron falta más de 400 personas de media cada día y cerca de 40 empresas, cuenta con 540 pilares de 20 metros de altura cada uno, más de 700 vigas de 14 metros de largo y 14 toneladas de peso cada una y cuenta con unas dimensiones de 370 m x 139 m. Una obra con una dificultad nada despreciable, que albergaría la operativa logística de una compañía que ya necesita almacenar, solo allí, alrededor de 25 millones de productos.

Amazon El Prat: un caos exitoso que combina personas y robots

En cuanto a la intralogística del centro, el mismo cuenta con una importante presencia de cinta transportadora. Que supone el elemento central para trasladar las cajas que alojan los productos a lo largo y ancho de todas las instalaciones.

amazon el prat cintas transportadoras

Concretamente, durante nuestra visita, Amazon nos indicó que, en esta instalación, cuentan con 22,5 kilómetros de cinta transportadora. O lo que es lo mismo, la distancia que hay que recorrer para ir de Ibiza a Formentera en ferry.

El centro logístico de Amazon en El Prat cuenta con 56 muelles de carga y descarga y tiene una capacidad de almacenaje que se eleva, como comentábamos, hasta los 25 millones de productos que para gestionarse se trasladan en unas cajas negras asociadas a códigos de barras que hacen más eficiente su sistema.

amazon el prat caja negra

Dentro del almacén, en el que no se encuentra mercancía paletizada, salvo en la zona de recieve, se trabaja con un “caos organizado”, como ellos mismos destacan, que discrimina el tipo de operativa por aquellos productos que caben o no en esas cajas negras que se vuelven imprescindibles para trabajar.

En esta línea, desde la compañía nos confirmaban que todo debe entrar en estas cajas negras a las que todos llaman ‘totes’. Indistintamente del tipo de producto, estas van llenándose hasta completarse, asociando el código de barras del producto, con el de la caja en cuestión, a través de escáner. De esta manera, todo lo que no quepa en estas cajas, se gestiona en otros centros logísticos. “Así es como funciona la organización de Amazon y así es como se clasifica la mercancía o como se tienen estandarizadas las actividades de cada uno de nuestros centros logísticos”, nos comentaban durante la visita.

Por otro lado, y más allá de las cajas negras y las cintas transportadoras, que juegan un papel fundamental en la operativa logística de la compañía, en este centro existe una particularidad: es el centro más robotizado de Amazon en España.

amazon el prat zona almacenamiento robots drivers

Y es que, en él, la marca estadounidense cuenta con 3 plantas y más de 130.000 metros cuadrados, solamente como campo de robots. En esos espacios trabajan, con 50.000 pods, que son las estanterías móviles en las que se almacenan los productos, 6.000 drives de 135 kilos que pueden levantar un peso máximo de 1.500 kilos cada uno, es decir, el equivalente a un hipopótamo adulto.

El papel del empleado en Amazon El Prat

Una parte esencial de la estrategia y la operativa logística de Amazon pasa por concederle a sus trabajadores la confianza necesaria como para que ellos mismos tomen decisiones acerca del almacenamiento y la ubicación de los productos.

Y es que, aunque parezca mentira en unas instalaciones de tal envergadura, los stowers de Amazon tienen la libertad de colocar la mercancía en los pods según su criterio, teniendo en cuenta siempre que ninguno apriete o pueda dañar a otro. “Todo va en función de cómo crea el empleado que debe colocar la mercancía. Importa su criterio a la hora de colocar la mercancía”, añaden.

amazon seleciion productos

4 zonas para gestionar un comercio electrónico de la A a la Z

El centro logístico se divide en dos espacios: inbound y outbound, que a su vez se dividen en dos procesos cada uno: Receive y Stow por un lado, y Pick y Pack por otro, respectivamente.

  • Receive: el primer paso que se toma desde que la mercancía viene flejada y paletizada al centro, es abrir las cajas y sacar los productos uno a uno, asegurando la calidad de todos ellos y, si es necesario, utilizando la caja damage para depositar aquellos que hayan llegado con defectos y no estén en condiciones de ser vendidos a los clientes. En caso de que el producto esté bien, se escanea y se asocia a la caja negra que citábamos antes. Llenándolas hasta arriba y procediendo a dejarlas en las cintas transportadoras que las llevarán a la zona de robots, para almacenar la mercancía y realizar, posteriormente, el stow de la misma.
  • Stow: es la zona de almacenamiento donde se ubican los robots, que cuenta con 3 plantas y que, cada una, a su vez, tiene 2 campos de robots separados por un pasillo central. En cada campo se pueden encontrar 3 zonas bien diferenciadas: la de la autopista, sin obstáculos y donde se desplazan con rapidez y facilidad los drives, la zona de pasillos, donde dejan y recogen pods/estanterías y la zona de estacionamiento, que es donde las estanterías se encuentran paradas esperando a que los drives lleguen a buscarlas. Por último, no hay que olvidar la zona de carga del robot, a la que él mismo se dirige de forma autónoma en el momento en que identifica que no tiene batería.

    robot AMAZON

    En esta zona la seguridad es lo primero, de modo que, si algún artículo se cae por no estar bien colocado, el drive lo detecta, se para ante el obstáculo, envía una señal con ubicación para que un miembro del equipo de mantenimiento, el único personal autorizado para entrar en el campo de robots, pueda recogerlo y genera una ruta alternativa para, esquivándolo, llegar a la estación de trabajo que se le ha asociado previamente.
    Tras el proceso de stow, al recoger los productos, estos se dejan en los totes, que los trasladarán hasta la siguiente etapa.
  • Pick: a partir de este momento, se pasa a la etapa de outbound. Es decir, el momento en el que un cliente cliquea y compra en Amazon. Lo primero es recoger el producto en una estación de pick, donde se encuentran los drives con sus pods y un picker que irá cogiendo los productos según se le indique en el ordenador, donde se le facilita una fotografía del producto, el nombre del mismo, su referencia y ubicación. Cuando esté esto hecho, los productos vuelven de nuevo a una caja negra que va, a través de cintas transportadoras, a la zona de pack.

    amazon el prat zona de pack
  • Pack: en este momento ya se reciben los productos escogidos por los clientes para empaquetarlos en las distintas cajas que existen, cada una con sus cintas adhesivas correspondientes. Y en este proceso, Amazon cuenta con una solución que permite saber cuál es el tipo de caja que más conviene a cada producto a través del escaneo del código.

Además, cabe destacar que, desde ahora, la compañía no mete la factura de la compra en la caja, sino que eso forma parte de un proceso posterior automatizado para que el cliente “tenga la garantía de que nadie de Amazon sabe qué es lo que este está comprando. Nadie puede casar producto con persona”, precisan.

amazon picker 1 AMAZON

El penúltimo paso es la adhesión de la etiqueta al paquete, que se hace a través de unas máquinas de aire comprimido que no llegan a tocarlo para evitar daños en el interior del mismo.

A su vez, el proceso de etiquetado coincide con el momento en el que el usuario recibe una notificación que dice: “El producto ya ha sido enviado”. Una estrategia que utiliza la compañía para que, si el cliente quiere recular la compra, haya un margen de tiempo entre el click y el envío y para que si hay que cambiar el producto esto pueda hacerse antes de que el mismo haya salido de las instalaciones.

amazon el prat zona etiquetado

Después, se escanea dicho paquete y se asigna así al transportista que lo va a llevar, siempre en función del tipo de cliente, la ubicación… etc.

Para finalizar, los paquetes saldrán en dos direcciones: por un lado, los que tienen un tamaño y peso pequeño o medio y por otro los que cuentan con uno mayor. Una distinción que se realiza con el objetivo de que los más pesados estén más cerca del muelle que los más ligeros, facilitando así en la medida de lo posible la expedición del envío.

Noticias relacionadas

Amazon homologará las cajas de envío de sus “vendors” a partir del 1 de octubre Amazon homologará las cajas de envío de sus “vendors” a partir del 1 de octubre
A partir de principios del mes de octubre, Amazon introducirá en su...
Amazon.es ya permite financiar las compras Amazon.es ya permite financiar las compras
Amazon acaba de introducir recientemente en nuestro país un nuevo...

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados