Inicio / Opinión / Los pozos y las obras

Los pozos y las obras

¡Cómo me gusta reutilizar y darle una segunda vida a esos títulos famosos y pretéritos de autores reconocidos!

Las sombras que faltan en el titular me persiguen cada vez que me encuentro con esas obras recién terminadas en las que es complejo visualizar las mejoras, el verdadero motivo de su realización. Ha sido un parque en Pozuelo de Alarcón, pero podría ser una acera en una calle de Madrid o la rehabilitación de una plaza en Barcelona. 

Pavimentos similares, bancos de cemento que eran de madera, parterres que han cambiado de sitio. Nuevas fuentes ornamentales, tan horteras como las anteriores. Las que nos tienen que dar de beber… todavía secas.  

Entiendo que a ustedes también les pasa y los mayores dislates nos los encontramos en los meses anteriores a las elecciones. Los perpetran nuestros queridos políticos municipales con la aquiescencia de sus partidos nacionales y el aplauso de esos amigachos de las contratas que celebran su inmediato enriquecimiento. 

¿Por qué hay que gastar dinero público en espacios todavía útiles? ¿Por qué hay que lavar la cara de las ciudades con elecciones a la vista? ¿Por qué hay que agotar los presupuestos si dejamos de gobernar? ¿Por qué hay que dopar la economía? ¿No tiene nuestra comunidad verdaderas lacras en las que invertir esas cantidades ingentes de dinero?  

¡Qué vergüenza de políticos, qué marasmo de sociedad! 

En el parque de marras, un restaurante para solazarse.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Scroll al inicio