Inicio / Opinión / Juan Manuel Fernández / Sorpresas en las ferreterías de la periferia

Sorpresas en las ferreterías de la periferia

En mis andanzas vacacionales de este agosto canicular me he encontrado sorpresas en las ferreterías de la periferia. Acostumbrado a transitar por las grandes urbes -Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Zaragoza, Sevilla…- tiendo a olvidarme de que la ferretería también se desarrolla en pequeñas ciudades y en pueblos de la periferia patria. Las más de las veces, con éxito. Otras no tanto

En cualquier caso, sorprende al periodista cómo funcionan los negocios del ramo en entornos rurales o de urbes periféricas. Lo primero que aprendí cuando empecé a escribir sobre el sector de ferretería -allá por 1984- es que no hay nada más diferente de una ferretería que otra ferretería. Hoy sigue siendo así.

Es verdad que las cadenas tienden a uniformar los establecimientos, aunque los surtidos siempre están y estarán ligados a las características de la zona donde están ubicadas. No es lo mismo estar en el centro de Madrid que en un barrio residencial. Tampoco es lo mismo una ferretería en un polígono industrial que otra en un pueblo agrícola o ganadero. Y no digamos las diferencias que hay entre las ferreterías de costa y las de montaña; o las situadas más al norte o más al sur de la península; o las insulares en general.

Algunos ejemplos

Empecemos por un caso extremo. La ferretería El Chozo, de Plasenzuela, Cáceres. Situada en la plaza del pueblo, no tiene más que una lona identificativa colgando del balcón superior del edificio. Para que te atiendan hay que llamar a la puerta -como hace la señora de la foto-. No necesitan hacer alarde de nada. Los vecinos saben dónde está y saben que les suministrarán lo que necesitan en un momento u otro.

Ferretería El Chozo, en Plasenzuela, Cáceres. La localidad tiene algo menos de 500 habitantes y se encuentra dentro del Partido Judicial de Trujillo.

En el centro de Málaga, una de las ciudades que mejor ha evolucionado en los últimos años, sigue abierta Ferretería El Llavín. Según Luis Arribere, gerente, es la única ferretería que queda abierta en el centro de la ciudad. “Somos un anacronismo”, declaraba hace unos días en el digital El Español de Málaga. En la foto se puede ver que el aspecto del comercio nos remite a épocas pasadas. No se ve mucho interés en causar una buena impresión al viandante. Por no tener, no tiene ni rótulo comercial.

La malagueña Ferretería El Llavín, en el centro de la ciudad es, como dice su propio gerente, “un anacronismo” porque es la única que se mantiene abierta en el centro de la ciudad.

Mucho más al norte, en la localidad cántabra de Potes, me encontré lo contrario de lo anterior. Ferretería Ceto, pegada al casco histórico y al río que atraviesa el pueblo, es ejemplo de comercio atractivo que invita al viandante a entrar y curiosear por entre los lineales de la tienda -aunque el interior peca de mucho género en pasillos demasiado estrechos-. Junto a los productos más comunes de cualquier ferretería, tiene un surtido impresionante de artículos de cestería, loza, navajas y otros propios de una zona donde la ganadería tiene gran importancia económica.

Ferretería Ceto, de Potes, es un ejemplo de fachada atractiva que invita a curiosear por el interior. Como curiosidad, a la derecha de la tienda, en el mismo edificio, se encuentra la funeraria de pueblo.

Cerca de allí, pero en la costa, en Comillas, la ferretería Isaac Gutiérrez, saca a la calle todos los artículos propios de un pueblo playero: hamacas, flotadores y sombrillas, manteniendo, eso sí, productos menos veraniegos como las carretillas. Situada en la parte más comercial de la localidad, puede ponerse como ejemplo de establecimiento que se adapta temporalmente a los condicionamientos climáticos y turísticos.

El turismo atrae en la época veraniega grandes oportunidades a una ferretería como la de Isaac Gutiérrez, en Comillas. Sin renunciar a sus surtidos básicos, adapta su oferta a las características de cada momento.

Más hacia el oeste, en la localidad asturiana de Llanes, me encontré un establecimiento de Cadena 88, Ferretería Sobrado, en un local estratégicamente situado a lado de la Policía Local. Tenía por fuera la imagen característica de la Cadena, con el rojo dominante. El interior, también renovado, bien ordenado en una superficie rectangular, muy larga y estrecha. Y una iluminación excelente. Escaparates cuidados y surtido generalista muy ortodoxo homologable a cualquier otra tienda de la Cadena.

Ferretería Sobrado, de Llanes, Asturias, es una tienda típica de Cadena 88. Tanto el exterior como el interior sigue al pie de la letra la imagen y la señalética de la cadena. Surtido generalista y una iluminación especialmente buena.

Cierres

En el granadino barrio de La Chana, me llevé la desagradable sorpresa de una ferretería de toda la vida cerrada por jubilación. Los propietarios del local lo alquilan, aunque me temo que no será para otra ferretería. Es una historia que se repite demasiado habitualmente. Ferreterías que cierran porque no hay nadie que quiera continuar con el negocio, o porque el propietario no ha sabido o no ha querido planificar la continuidad del mismo.

Los cierres de ferreterías por jubilación de los propietarios siguen produciéndose de forma regular, lo cual supone la mayoría de las veces empobrecer el comercio de proximidad del ramo. Se dan más en ciudades de tamaño medio, tanto en el centro como en barrios populares. Un ejemplo es F.A.R., en el barrio granadino de La Chana,

Feliz vuelta al trabajo, que en las próximas semanas nos trae ferias para dar y tomar: Colonia, Eurobrico y las de Coferdroza y Cadena 88. Seguro que en alguna tendremos la oportunidad de saludarnos y cambiar impresiones.

guest
2 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Francisco Javier Lineros perez
Francisco Javier Lineros perez
10/09/2022 17:07

En lo que yo conozco Asturias ( como subagente de ferretería y construcción ),puedo decir que la ferretería Sobrado de Llanes y sus propietarios son además de muy buena gente profesionales como la copa de un pino ,amen de su ferretería espaciosa sobre todo a lo largo y muy completa ,además he de decir que en todos los años que llevo de comercial de ferretería tanto en torres y Sáez como ya hace 16 años en rep Bernardo que he visto a poquísima gente con el conocimiento de compra de lucio de ferretería Sobrado.

Jesús Losilla Guijas
Jesús Losilla Guijas
05/09/2022 19:03

Buenas tardes, soy Jesús el dueño de la ferretería de Plasenzuela (Cáceres)
nos hemos sentido muy agraciados que recorriendo ciudades y pueblos, hayan parado a conocernos, ojalá vuelvan por aqui para poder hacer un reportaje, de como es nuestro día a día, empezamos hace un año y desde entonces vamos poco a poco.
saludos Jesús

f763cb80-5d0c-4db2-97b1-b1b8eee328f0
Ir arriba