Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

BricMania.com

Los gerentes de Bricmania, Lluís Serra y Susanna Pedragosa, son unos enamorados de la ferretería y del comercio electrónico, pasiones ambas que conjugan desde que en 1998 crearon su primera web corporativa. Aunque no fue hasta 2003 que adquirieron un software específico de comercio electrónico y así pasaron de ponerle entusiasmo y ganas a convertirlo en una auténtica obsesión. 

Bricmania.com es el resultado del esfuerzo y la ilusión de sus gerentes, unido a un equipo motivado y a unos colaboradores eficientes, todos ellos requisitos indispensables para tener éxito. “Como responsable de una empresa familiar y tradicional de ferretería y bricolaje desde 1996, decidimos hace años probar suerte en el comercio electrónico y apostar por esta forma de negocio, dejando atrás los métodos y las rutinas de venta tradicional, enterrando lo que creíamos que no servía y trabajando en nuevas tecnologías y estrategias de negocio totalmente diferentes para nosotros, aprendiendo y, sobre todo, confiando en este nuevo método de venta”, explica Lluís Serra.

De esta manera, en 1998 desarrollan su primera web corporativa, en la que simplemente aparecía información acerca de la ubicación de la tienda, una breve historia del negocio y un resumen de sus actividades. Pero esto no convence a los responsables de Serra Pedragosa, que comprueban que la repercusión en forma de ventas era muy limitada. Por eso, en 2003 compran su primer software de comercio electrónico, OScommerce 2.2 y, a partir de ahí, todo cambia.

“Han sido unos años muy duros” –reconoce Serra-, “años de mucho trabajo, de aprendizaje del 2.0, de reciclar los métodos de trabajo antiguos, de observar a los que llevan más tiempo que nosotros, de fijarnos en empresas del sector de otros países que, sin duda, nos llevan una pequeña ventaja en el mundo 2.0, de dejarnos asesorar por profesionales y escuchar a todos ellos”.

Y es que incluso llegaron a pensar en abandonar, porque faltaba información, asesoramiento y conocimientos. Durante este tiempo, hubo que reorganizar la empresa y apostar por el comercio electrónico. Para ello, decidieron rodearse de profesionales, con el objetivo de llegar a ser el número 1 del sector. “Creo que vamos por el buen camino y que todo está cambiando, no puedes perder ni un segundo pensando, tienes que actuar rápido y sin equivocarte. Por eso, escuchar consejos de expertos para mí es primordial en un sector –el online- que no es el mío”.

En opinión de Lluís Serra, la ferretería debe necesariamente entrar en la ‘era 2.0’ para progresar y adaptarse a una sociedad que también cambia continuamente. “No quiero decir que sea la única vía, todas son importantes para avanzar y mejorar, pero esta es y será una para analizar y consolidar”.

Aunque hace ocho años ya que Serra Pedragosa (que en la actualidad es asociado de Cadena 88) comenzó a recopilar información para acometer su proyecto electrónico y a intercambiar impresiones con profesionales del mundo 2.0, sus responsables reconocen que costó mucho tiempo simplemente pensar en este modelo de negocio y cambiar los métodos de trabajo. No obstante, el esfuerzo ha tenido recompensa: en la actualidad, el 60% de la facturación total de la empresa se consigue a través de internet.

Bricmania.com ahora está trabajando en una plataforma Magento, una de las principales en comercio electrónico, gestionada conjuntamente por su propio equipo y por el de The eTailers, socio tecnológico que se ocupa de todas las necesidades de tecnología, marketing online y gestión del comercio electrónico. Todo ello dentro de un plan estratégico que va ligado de forma paralela con otro de marketing social media (o medios de comunicación social interactiva).

El conocimiento es imprescindible

Para comenzar esta aventura se requiere conocimientos de internet y todo lo que ello significa, además de estar al tanto de lo que ocurre día a día en la sociedad en la que nos movemos en relación a la era digital. A este respecto, señala Lluís Serra que “no abriríamos una empresa, de lo que sea, sin tener el conocimiento de cómo se trabaja en el sector. Pues en este caso también. Yo siempre digo, en ponencias y charlas que he realizado para emprendedores de comercio tradicional de otros sectores, que soy ferretero, que mi profesión es ferretero, que mi empresa se dedica a vender productos de ferretería y bricolaje, y no dejo de continuar mi aprendizaje en mi oficio. Pero a la vez intento estar al día en nuevas tecnologías y de redes sociales, porque es el canal de venta de mis productos. O sea, si conoces tu oficio y te formas en la era digital 2.0, no necesitas nada más, excepto ganas de cambiar el chip”.

Por otro lado, existen algunos problemas, aunque “no más que los que surgen en un comercio tradicional”. Uno de ellos, el transporte, si bien ahora este aspecto ha evolucionado y muchas agencias disponen de métodos de envío especiales para el comercio electrónico. También las relaciones con los proveedores son, en algunos casos, difíciles, “con métodos de trabajo anticuados y sin ningún interés en reciclarse. Al principio, teníamos que luchar contra ellos, siempre con discursos de motivación, y ayudarles a cambiar los métodos de entrega, de pedidos y de facturación”. Y, aunque este trato no debería de ser diferente respecto a lo que ocurre con una tienda física, Serra reconoce que “algunos proveedores no están preparados, ni quieren admitir, y menos reconocer, que este modelo de negocio es clave para avanzar y mejorar en un sector como el nuestro. Un sector, si se me permite la expresión, un poco retro”.

En este sentido, apunta que todavía hay proveedores que no están preparados para recibir pedidos a través del correo electrónico y que no disponen de web. “Cuando les pides información de sus productos, solo tienen catálogos físicos que no te entregan en otros formatos. Proveedores que no tienen sus tarifas en formato excel. Y no hablemos de la e-factura, actualmente trabajada por unos pocos”.

Otro aspecto fundamental es, como ocurre en el comercio tradicional, dar servicio para conseguir resultados en la venta electrónica, y no solo de entrega de la mercancía, sino también de atención y ayuda al cliente. “No porque esté lejos y no lo tengamos delante del mostrador, tenemos que dejar de darle el buen consejo profesional. Necesitamos darle al cliente información y atención profesional”.

Más información en Cuadernos de Ferretería y Bricolaje número 4.

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados