Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Formación
  3. Antonio Valls: "Una ferretería limpia ayuda a vender"
Antonio Valls, director general de SystemShop Consulting.
Antonio Valls, director general de SystemShop Consulting.

Antonio Valls: "Una ferretería limpia ayuda a vender"

El reportaje completo de Antonio Valls se encuentra disponible en el número 82 de Cuadernos de Ferretería y Bricolaje.

La limpieza en el punto de venta es "un valor más que nos ayuda a vender", afirma Antonio Valls, director general de SystemShop Consulting. Valls ha desarrollado esta cuestión a C de Comunicación en el capítulo 56 de 'Ideas para mejorar la tienda de ferretería y bricolaje'.

Una ferretería limpia ayuda a vender

Todo establecimiento debe de estar limpio y bien cuidado. Este razonamiento, que se presenta tan elemental, es uno de los mayores generadores de problemas. En primer lugar, debemos saber diferenciar entre limpieza y mantenimiento: los dos puntos son importantes, pero la ausencia de limpieza conlleva diferentes problemas, como la mala imagen que ofrece el punto de venta y la higiene. Un exceso de suciedad puede desembocar en problemas de higiene y riesgos para los clientes.

Otro elemento muy importante es la suciedad. El cliente la percibe de inmediato, y esto le provoca no sentirse cómodo dentro de la ferretería, no pasear, no ver y no tocar los productos con total comodidad. Esta sensación tan común hace que el cliente permanezca menos tiempo en la ferretería y compre menos, ya que cualquier producto que se toca tiene suciedad y polvo acumulado. El problema no es un caso aislado, sino que resulta una situación muy común dentro del mundo de la ferretería y el bricolaje.

Actuar rápidamente

Todo lo que se ensucia se puede limpiar, pero, cuando se deja que se acumule, genera una mala impresión que afecta directamente a los hábitos de compra del cliente. En muchos establecimientos, los recursos de personal y económicos necesarios para contratar a una persona externa para realizar la limpieza son muy reducidos, pero el argumento de no disponer de medios para que un profesional de la limpieza lo haga no impide que el establecimiento se encuentre en perfecto estado.

Cuando la propiedad o la dirección de la empresa no dan ejemplo en un punto tan vital e importante como lo es la limpieza, que incide directamente en la imagen que ofrece el establecimiento, existe un grave problema. Se debe ser rígido y constante con la limpieza y mantenimiento del punto de venta, y no disponer de valores medios para evaluar si está limpio o sucio. La mejor medida es preguntar: “si esta fuera su casa... ¿la tendría así?”. Por norma general, todo el mundo, por muy grande o muy pequeña que sea su vivienda, siempre la tiene limpia.

Soluciones para que la ferretería esté siempre limpia

Existen muchas soluciones a este mal de siempre en nuestros establecimientos, ya que no podemos fallar en la principal tarea de crear una buena impresión con una limpieza insuficiente.

  1. Concienciar de que la limpieza forma parte de nuestra imagen y que de ella vivimos, porque atrae y genera confianza para que el cliente entre a nuestro establecimiento (un ejemplo claro está en los bares o restaurantes: si antes de entrar se percibe suciedad o dejadez en la limpieza y la higiene, ya no entramos).
  2. Conocer qué equipo de personas disponemos para realizar esta labor y la cantidad de horas libres de las que disponen dentro de su jornada laboral, teniendo en cuenta que no afecte en la atención al cliente y en las ventas.
  3. Saber las cualidades de cada empleado para poder desarrollar esta actividad (actitud, ganas, edad, cargo, etc.).
  4. Conocer la disposición por parte del personal de la tienda para afrontar este trabajo, debiendo pedir inicialmente algún voluntario para llevarlo a cabo o no.
  5. Hacer una relación de los elementos o materiales necesarios para este trabajo.

Una vez se tienen los datos y la respuesta a estas preguntas, se debe componer un esquema de cómo hacerlo, cuándo y quién lo hará. Con esta base, resulta mucho más factible realizar el proceso de limpieza sin que sea una carga para nadie y tomar decisiones democráticas, como que cada empleado sea responsable de limpiar y mantener su sección dándole los medios y el tiempo para hacerlo.

Puedes leer el reportaje completo de Antonio Valls en el número 82 de Cuadernos de Ferretería y Bricolaje.

Comentarios (1)

This comment was minimized by the moderator on the site

Muy buenas, felicito al caballero por lo que dijo ese determinado día, pero eso de la limpieza viene de la persona en si dice mucho, llevamos 2 años abiertos cara el publico y no es por presumir pero ese criterio siempre fue nuestro objetivo a parte de muchísimos otros.
Y no solo con que este todo limpio vale, para vender.

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados