Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

¿Es necesario tener almacén en nuestra ferretería?

  1. Inicio
  2. Formación
  3. ¿Es necesario tener almacén en nuestra ferretería?

En el sector ferretero nos hacemos muchas preguntas, unas con lógica, otras sin lógica y otras que no tienen respuesta o la que se da no tiene ningún tipo de lógica ni coherencia. Una de ellas es preguntarnos si necesitamos un almacén para vender y si esto nos aporta más venta y nos permite vender o atender mejor.

Pues bien, a esta pregunta, con mis años de experiencia como consultor en el sector de la ferretería, nunca he tenido una respuesta de un ferretero que sea convincente y con argumentos que justifique el disponer de un almacén con una serie de premisas, como son el tenerlo lleno a rebosar de material, desordenado y sin control sobre qué hay en él, con riesgos de accidentes al no disponer de condiciones para su accesibilidad y movilidad de los empleados, el coste de alquiler que debemos pagar todos los meses por este espacio mal utilizado, el tiempo que llegamos a perder en colocar y buscar, etc.

Lo más importante y también alarmante es que entre el 46 % al 54 % de todo lo que se guarda y almacena no tiene rotación ni venta. Además, ocurre que cuando requerimos un producto de los denominados de poca o nula rotación muchos de ellos están escondidos en algún rincón del almacén y, por norma general, en muchas ocasiones, no sabemos dónde están y para no perder tiempo lo pedimos de nuevo al proveedor porque no queremos perder tiempo.

Si reflexionamos y pensamos en nuestro almacén mientras leemos este artículo nos pueden surgir varias preguntas –advierto que las conclusiones son terroríficas, pero son reales y afectan al día a día de la actividad–: ¿esté ordenado nuestro almacén? ¿Encontramos con facilidad cualquier producto cuando nos los pide un cliente? ¿Contamos con espacio para recepción y preparar pedidos? ¿Sabemos dónde está ubicado cada producto? ¿Contamos con productos que hace años que no se venden? ¿Sabemos el coste que tenemos que pagar por cada m2 de suelo y cómo afecta a nuestro beneficio? ¿Si contratamos a un nuevo empleado y le encargamos que nos traiga un producto de nuestro almacén, lo encontrará, tardará mucho tiempo o deberá preguntar muchas veces a los compañeros para encontrarlo? ¿Cumplimos con las normativas en riesgos laborales y seguridad? ¿Cuánto tiempo perdemos a diario por no tener el almacén en orden? Y la peor de las pregunta ¿conocemos qué valor real tiene nuestro stock y las unidades de productos que figura en nuestros inventarios, si son realmente ciertas?

Los almacenes, uno de los puntos negros del sector

Todas estas preguntas deben ser respuestas, y estas respuestas nos indicarán el estado de nuestro almacén. Podríamos hacer muchas preguntas más ya que la situación de los almacenes en el sector ferretero español es uno de los puntos negros de la actividad, al confundir este espacio con un cajón de sastre en el que se coloca y aparca todo lo que no queremos tener a la vista, con la salvedad de ir almacenando y almacenando productos que nunca servirán para nada, como guardar piezas de un expositor que no se adapta ni sirve para nada pero fue de regalo con una compra; cajas de cartón por si nos hacen falta para algún envío; productos que están caducados o cercanos a su caducidad y no podrán ser vendidos nunca; ganchos de estanterías que no sirven en la tienda; rótulos y folletos de campañas de años pasados que no volverán a repetirse nunca; equipos y lámparas que hemos cambiado de la tienda y se guardan por si se estropea una pieza poderla cambiar, etc. etc. etc.

Cómo organizar el almacén

La lista de incoherencias que mantenemos a diario en nuestros almacenes es larguísima. Pero todo esto tiene solución y la primera es contar con un inventario real de lo que tenemos en stock; ver el IR (índice de rotación del producto) para poder valorar las vueltas que da y lo que nos aporta; hacer un planteamiento de distribución del almacén partiendo de cero; cambiar el por qué siempre ha estado en un lugar un producto debe de seguir ahí; etc.

Para una correcta ubicación de los artículos, debemos tener en cuenta cuántas unidades se venden, cada cuanto se venden y cuando se venden. Conocer si es más de una unidad o grupo, la volumetría y peso de los productos con sus embalajes, etc.

Si tenemos toda esta información podremos resituar y organizar nuestro almacén. Seguramente se tienen muchas dudas y no se tiene el conocimiento ni el tiempo para poder definir el almacén. Si es así se puede pedir ayuda a un consultor especialista en optimización del punto de venta de ferretería que somos los que ofrecemos este tipo de servicio y solución.

La mala situación o la saturación de nuestros almacenes no es culpa del proveedor ni de los clientes, es por no contar con un sistema lógico de funcionamiento. No se puede comprar si no sabemos lo que se vende y rota un producto, no podemos comprar si no conocemos el espacio que disponemos para ser almacenado, no podemos comprar para almacenar si el producto no se venderá antes de ser pagado al proveedor, no podemos comprar más de lo necesario simplemente por conseguir algún punto más de descuento.El negocio está en vender mucho no el comprar en exceso para conseguir un mejor precio, etc.

Es una larga lista de puntos a tener en cuenta que si se aplicaran todos les garantizo que el funcionamiento sería perfecto y se ahorrarían tener un almacén, tener una inversión de dinero que nunca recuperaran su valor inicial de coste, no compensa ni justica el tiempo que se pierde en mal colocar los productos por falta de sitio y el tiempo de localizarlo de nuevo cuando nos lo solicita un cliente, etc.

Puedo estar relacionando y explicando todos los prejuicios que nos aporta el tener un exceso de almacén y mal gestionado, pudiendo llegar a ser hasta la ruina de nuestra actividad como ferretero.

Lógica, coherencia y organización

Me gustaría comentar que hay muchas ferreterías que también lo hacen bien. Cuentan con sus inventarios y stocks al día; orden y coherencia dentro del almacén; compran a proveedores ágiles en el servicio que posibilitan no necesitar tanto almacén ni stocks, etc.

Y esto se consigue pensando que el almacén no es un trastero, es parte de la actividad y sin un buen almacén bien gestionado y optimizado no podemos tener una sala de venta que sea potente y pueda vender con agilidad, atender las demandas de los clientes rápidamente, recepcionar las mercancía sin que tenga que ser un problema que se invada la acera por no tener espacio, porque el que hace el pedido no ha informado al que recepciona que se ha hecho una compra con un volumen determinado y que será entregada un día en concreto y que debe estar preparado y contar con el espacio para ubicarlo, así de difícil y de fácil, lógica, coherencia y organización.

No importe el tamaño del almacén. La misma problemática existe en una ferretería con un almacén de 20 m2 a uno que tenga 800 m2 de almacén. El orden y la lógica deben estar presentes en todo momento, para un correcto funcionamiento de nuestra actividad.

Sugerencias y comentarios sobre los almacenes en las ferreterías

  • El almacén es tan importante como la misma sala de venta para nuestra ferretería.
  • No tener un almacén organizado y optimizado nos afecta y mucho a nuestras ventas.
  • Los problemas que nos puede generar nuestro almacén pueden llegar a hacer cerrar nuestra actividad, por falta de liquidez invertida en malos stocks, exceso de personal por pérdida de tiempo, etc.
  • Hay que distribuir los muchos o pocos metros de almacén que se dispongan, no por el sitio que nos queda libre, sino por una serie de inputs que nos aporta la actividad, rotación, coste m2., inversión, etc.

Autor

Antonio Valls, director general de SystemShop Consulting S.L.  Autor del libro 'F de Ferretería. Manual para la Ferretería del siglo XXI'.

Con más de 24 años de experiencia en gestión e innovación en el punto de venta, Antonio Valls es un apasionado del sector de ferretería y bricolaje.

Antonio Valls SystemShop Consulting

SystemShop Consulting S.L. es una empresa especializada en la optimización e innovación en el punto de venta (retail). Busca y da soluciones efectivas a cualquier problema: imagen del establecimiento, ‘lay out’, formación del personal, imagen corporativa, gamas de producto, negociaciones con proveedores, gestión de compras, ‘mystery shopper’, implantaciones, iluminación, rotulación y señalización, escaparates, gestión del punto de venta, indumentaria, distribución interior, decoración interior del establecimiento, lógica de funcionamiento. 

Comentarios (1)

This comment was minimized by the moderator on the site

Mi ferretería no tiene almacén porque no tengo inconveniente en que mis clientes vean mi almacén. Si tienes metros cuadrados de almacén, ¿por qué cerrar el paso al cliente? Hace años, reformamos la tienda para que todos los metros cuadrados disponibles estuvieran accesibles al cliente. Objetivo: más venta porque se ve más, mejor control de stock por los empleados, más fácil de inventariar, género más cuidado y limpio (por estar menos escondido), mejor imagen para el cliente por ver más metros cuadrados a su disposición,...No hay que tener miedo a enseñar las tripas de tu tienda, porque los clientes también pueden colaborar a señalar defectos que no vemos y que podemos mejorar gracias a sus consejos. El punto de vista del cliente es una información muy valiosa, también para el almacén.

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados