Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Especial Punto de Venta

Quality Materials ofrece el material que estimula la imaginación y la innovación

Los materiales son los grandes olvidados en el mundo de la ferretería. Disponer de diversidad de materiales en pequeño formato proporciona un servicio innovador y una nueva línea de ventas que complementa a todo lo existente tradicionalmente en el mundo de la ferretería y el bricolaje. Esta es la gran oportunidad que brinda Quality Materials.

El genial Pablo Picasso tenía una máxima muy acertada: “Que la inspiración te encuentre trabajando”. Nuestras ideas surgen de una necesidad, de un objeto o de un material: solo cabe observar a los niños ante el hallazgo de un palo al que ven formas especiales, de un hierro retorcido en el que ven una posible espada o de una caja de cartón que, en un momento, convierten en un vehículo o una casa. Cuando crecemos, un pintor ve un cuadro en el lienzo antes de coger el pincel para pintarlo, un escultor ve una figura dentro de un bloque de mármol antes de ponerse a cincelarlo, y a un arquitecto se le arremolinan las ideas cuando ve las aplicaciones posibles para un nuevo material.

Ahora, actualmente, en el inicio del siglo XXI, podríamos ampliar la sugerencia de Pablo Picasso diciendo “que la inspiración te encuentre revolviendo entre materiales”. La innovación no está en el materia: es el material el que estimula la imaginación y la innovación, es el material el elemento provocador de ideas, de soluciones, de creatividad.

Así pues, la innovación no está en el material, pero sí puede estarlo en la oferta de una amplia gama de materiales. No deberíamos perder de vista que la acción no empieza con la herramienta, sino con el material que la herramienta nos permitirá transformar en nuestra idea.

Quality Materials logo

Artistas, decoradores, creativos, bricoladores... pasean entre los materiales solo por el placer de observar y más de uno comenta que ello les sirve de fuente de inspiración. Sin llegar al gran creativo, es cierto que existe un gran público capaz de generar ideas innovadoras y/o útiles, a partir de tomar entre sus manos un material, ver un color, su transparencia, su textura, su dureza, su flexibilidad y descubrir una aplicación de la cual no tenía previa conciencia.

En otras ocasiones, los materiales son los grandes olvidados en el mundo de la ferretería. Tímidamente, en los últimos años, se han incorporado perfiles metálicos o plásticos, madera, listones, etc. Unos años atrás, había que acudir al carpintero del barrio por si quería vendernos un listón o un aglomerado, o al herrero para una varilla de hierro... suponiendo que le encontráramos de buen humor y quisiera vendérnoslo.

Esto ya está, en parte, superado, pero si queremos un plástico transparente o de color, adecuado a la intemperie, si queremos un plástico ligero pero resistente, si queremos una esponja para un cojín, una esponja de filtro de aire o de agua, si queremos un panel resistente y decorativo, si queremos un cartón ondulado resistente o de nido de abeja... la cosa sigue siendo complicada. Y si, encima, solo queremos ‘un poquito’ de estos o de muchos otros materiales, el asunto se vuelve casi imposible.

Disponer de diversidad de materiales en pequeño formato, además de ser una fuente generadora de ideas para nuestros clientes, proporciona un servicio innovador y una nueva línea de ventas que complementa a todo lo existente tradicionalmente en el mundo de la ferretería y el bricolaje: herramientas, menaje, hogar, pinturas, pegamentos...

Quality Materials aporta una nueva línea en la gama de los ‘consumibles’; es decir, no es como la herramienta que perdura largo tiempo, sino que es como la pintura, el pegamento o el tornillo que se consume cada vez que se usa.

Y puede generar, y en realidad así ocurre, que el cliente regrese a nuestro establecimiento. Una línea de nuevos materiales no es un producto que fácilmente se venda por impulso: el cliente lo examina, lo inspecciona en una primera visita, se lleva la imagen y las posibles ideas con él, pero regresa otra vez a buscarlo, a la mañana siguiente, a la semana, o al mes, en cuanto cristalice su idea o la aplicación que puede darle.

Se sabe que hay dos formas de aumentar ventas: consiguiendo más clientes para los productos que ya tenemos o bien ofreciendo más productos a los clientes que ya nos son habituales. Disponer de una buena gama de materiales precortados pertenece, sin duda, a esta segunda opción, siempre más fácil de conseguir que la primera.

El reportaje completo se puede leer en el Especial Punto de Venta 2017.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Enlaces patrocinados