Inicio / Opinión / ¿Por qué al sector de ferretería le gusta llorar tanto?
El sector de ferretería tiene tendencia a quejarse de cómo le va

¿Por qué al sector de ferretería le gusta llorar tanto?

De forma reiterada he venido escuchando, desde hace años, que el de ferretería es un sector “muy llorón”, que siempre se queja de lo mal que va todo. Nos encanta lamentar que no crecemos tanto como habíamos previsto, que la situación de la economía doméstica no favorece las compras, que los clientes vienen a la ferretería con el precio de Amazon en la mano… Y así hasta el infinito.

Porque las razones para quejarse de cualquier cosa siempre son ilimitadas, tanto en el ámbito profesional como en el personal.

Tengo que decir que no se trata de algo exclusivo del sector ferretero. Ocurre en todas partes. Ante una misma situación, más o menos compleja, el ser humano dispone de dos formas de actuar: la queja y el lamento, por un lado; y la búsqueda de la mejor solución, por otro. Podemos añadir una tercera: la inacción, esperar a que todo se resuelva por sí mismo.

Todas estas reflexiones me vinieron el otro día a la cabeza, al escuchar los comentarios de un grupo de ferreteros (no daré detalles, para no avergonzar a nadie) acerca de los resultados obtenidos en 2023. Al preguntarles por cómo les estaba yendo el año, las respuestas, muy similares, se resumen en una palabra: “mal”.

  • “Está todo muy parado”.
  • “Desde el segundo trimestre hemos notado un gran bajón de ventas”.
  • “La gente no compra”.
  • Etcétera.

Ah, pero luego crecían en torno al 8 % respecto a 2022. “Sí, pero es por la subida de tarifas”. En fin…

Que no existe la alegría desmedida de 2021 y 2022 resulta evidente. Tampoco ha sido normal lo que hemos vivido en los años pospandemia. Pero de ahí a que el sector de ferretería vaya mal… media un abismo.

Cuidado con los mensajes negativos que nos vamos contagiando unos a otros. Porque el mercado acabará el año en positivo. ¿Que no sabemos qué pasará en 2024 y los mensajes que escuchamos nos provocan inquietud? Es entendible. Pero debemos trabajar para encontrar soluciones. Huyamos de los que siempre se quejan y lloran, de aquellos que siempre ven el vaso medio vacío, de los que nunca muestran ilusión por emprender nuevos proyectos… Como he comentado en otras ocasiones: la tristeza contagia.

Así que, situémonos al lado de los que quieren hacer cosas para mejorar y seguir avanzando.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio