Inicio / Opinión / Los ferreteros no van de tiendas

Los ferreteros no van de tiendas

Me gustan las tiendas. Ya lo he escrito en más de una ocasión. Cualquiera que trabaje en un comercio tiene la obligación de visitar puntos de venta, de su sector, pero también de otros. Es así. Forma parte de su labor, del mismo modo que preparar pedidos, colocar lineales, cambiar precios, etc. Y, sin embargo, muchos ferreteros no le dedican el tiempo necesario a “ir de tiendas”. A visitar con ojo analítico otros comercios. Para copiar lo que a otros les funciona. Para aprender y mejorar.

En este blog he venido recogiendo varios ejemplos e imágenes. En esta ocasión, analizo un vivero, negocio relacionado tangencialmente con el canal de ferretería. Se trata de Shangai, un centro de jardinería situado en el madrileño barrio de Sanchinarro. En realidad, este negocio se dirige más a un cliente profesional, pero lo cierto es que a él acuden todo tipo de consumidores.

Precisamente porque su cliente tipo se compone de profesionales de la jardinería, la estética de Shangai resulta poco atractiva, tanto el exterior de sus instalaciones como el interior.

Pero Shangai juega con una importante ventaja: el producto que vende. No digo que dé igual cómo se expongan las plantas. Sin embargo, son tan bonitas que no necesitan mucha parafernalia.

Las bandejas y los soportes en los que se colocan las plantas resultan muy básicos y poco atractivos. Y lo mismo ocurre con el techo que, no obstante, es práctico porque deja pasar la luz natural. Pero el efecto visual queda compensado por la belleza y el colorido de las flores.

En Shangai no se complican con los carteles de precios: un trozo de poliespán y un bolígrafo sirven para indicar los precios. Además, la mayoría de las plantas se encuentran sin identificar, por lo que, o eres un experto, o tienes que preguntar.

Y, como mayorista, los precios se indican sin IVA. Los carteles donde se informa de ello siguen los mismos principios desenfadados de los carteles de precios.

A pesar de las enormes instalaciones de Shangai, muchos de sus pasillos resultan estrechos y apenas caben dos personas.

Otras zonas de este vivero, en cambio, se caracterizan por su aspecto cuidado, en claro contraste con los espacios menos atractivos.

En Shangai también encontramos macetas y una pequeñísima selección de herramientas de jardinería.

Los centros de jardinería cuentan con la gran ventaja de vender plantas vivas. Entrar en cualquiera de ellos es una grata experiencia para la vista, independientemente de cómo se estructure el establecimiento. Pero la mayoría de las tiendas no tienen esa “suerte”. Por eso, resulta fundamental cuidar al máximo todos los detalles del punto de venta.

Si eres de los que visita tiendas de manera periódica, felicidades. Si no, ¡nunca es tarde para empezar!

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
f763cb80-5d0c-4db2-97b1-b1b8eee328f0
Ir arriba