Inicio / Opinión / BigMat me da envidia

BigMat me da envidia

Una de las grandes sorpresas con las que acabamos este 2021 es el anuncio de la posible salida a Bolsa de BigMat. En nuestro país sería la primera vez que un grupo de distribución del sector de la construcción-ferretería cotizara en Bolsa.

Los planes de BigMat son ambiciosos, pero alcanzables: casi duplicar su facturación hasta alcanzar los 2.000 millones de euros en cinco años, abrir nuevas tiendas BigMat La Plataforma (50 en los próximos años), comprar más enseñas y entrar en el mercado de la fabricación. Para seguir creciendo, el planteamiento de los responsables de esta central de compras pasa por salir a Bolsa. Y hablan de lograrlo en cinco años. También quieren gestionar el grupo a la manera que lo hace el grupo Adeo. Para todo ello se están preparando. Conociendo al equipo que hay detrás de BigMat, cumplirán con lo prometido.

Hacia el futuro

La evolución de este grupo de almacenes de construcción ha sido espectacular en los últimos años, gracias a una gestión muy profesional y al apoyo unánime de sus socios. BigMat fue una de las organizaciones del sector construcción que mejor vadeó la burbuja inmobiliaria y la profunda crisis económica que se inició en 2008. Aportó soluciones de verdad a sus socios en un momento complicadísimo. Ha conseguido que los almacenes adoptaran la imagen y el nombre de BigMat en muy poco tiempo y que estos confiaran casi sin fisuras en todas las propuestas del grupo.

En mayo, BigMat cerró con Saint-Gobain la operación de compra de La Plataforma de la Construcción.

Fue el primero o de los primeros en apostar por incorporar gamas de ferretería en sus puntos de venta. Y ahora estas familias ferreteras rondan el 20 % de su facturación total. Además, ha buscado la colaboración con organizaciones de ferretería y bricolaje, con mayor o menor acierto (Bricor, Coarco), al mismo tiempo que se ha diversificado con la creación de otras sociedades, como MasObra o Divendi y, más recientemente, con la puesta en marcha de una central de centrales de materiales de construcción y bricolaje junto a la cooperativa Alcongal. En definitiva, BigMat avanza sin pausa hacia su futuro con una estrategia clara y unos objetivos bien marcados.

A mí, personalmente, me da mucha envidia que una organización externa al sector ferretero, pero que comparte con él muchas características, haya sido capaz de alcanzar esta excelencia. Pero, al mismo tiempo, tengo esperanzas de que ocurra lo mismo con nuestros grupos y cooperativas de ferretería, sobre todo, con estas últimas. Aprendamos.

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
f763cb80-5d0c-4db2-97b1-b1b8eee328f0
Ir arriba