Inicio / Opinión / Juan Manuel Fernández / Los jóvenes no quieren trabajar en las ferreterías

Los jóvenes no quieren trabajar en las ferreterías

La cosa viene de lejos y no parece que tenga solución: los jóvenes no quieren trabajar en las ferreterías. La semana pasada, Juan Carlos Vázquez y Javier Fresneda, jóvenes ferreteros madrileños, de segunda generación, se quejaban en el programa de radio de Julia en la Onda, de Onda Cero, de las dificultades que tenían para encontrar trabajadores para sus tiendas. No son los únicos.

“En todo caso -decían- podemos encontrar candidatos entre los dependientes mayores de las ferreterías que cierran”. Triste situación, opino.

Juan Carlos y Javier mostraban su sorpresa. “El sueldo está bien -unos 1.300 € mensuales más las pagas extra- y es un trabajo estable y divertido”. Entonces ¿Por qué los jóvenes no quieren trabajar en las ferreterías? ¿Por qué, en general, los jóvenes no quieren trabajar en comercios?

Porque el problema de no encontrar personal es general. Ejemplos: Faltan dependientes, fontaneros, carpinteros, electricistas, escayolistas, cerrajeros, pintores, conductores de camión, de carretillas elevadoras, mozos de almacén, camareros, cocineros, informáticos, matemáticos…

En unos casos, porque los trabajos no suenan atractivos para la juventud, como ser dependiente de una ferretería; en otros, porque la demanda supera en mucho a la oferta, como los informáticos especialistas en ciberseguridad.

Sueldos, horarios, reputación

Llevo más de 30 años haciendo procesos de selección de personal en las diferentes empresas por las que he pasado y, a lo largo de los años, he visto cómo cambiaban las expectativas de los jóvenes respecto a su puesto de trabajo.

Antes importaban sobre todo el sueldo y la estabilidad. Ahora, los horarios, el teletrabajo y el ambiente laboral. También el sueldo, claro; pero no es lo fundamental. Es habitual fichar a alguien por menos salario del que gana y perder a alguien por menos salario del que le pagamos. Los jóvenes se aburren de hacer siempre lo mismo. El cambio es una forma de vida: aprender cosas nuevas, acometer nuevos retos.

El compromiso, con la empresa, con el proyecto o con el equipo, tampoco es lo habitual. Piensan poco en el futuro a largo plazo y priman las experiencias nuevas y sugerentes.

Y, luego, está la reputación. Un joven prefiere trabajar en una empresa como Zara o Leroy Merlin que en Tejidos Fernández o Ferretería La Llave. Antes, trabajar en El Corte Inglés era lo más. Hoy, un joven prefiere un trabajo en Primark o en la FNAC. Es cuestión de reputación.

El encanto de lo diferente

Al pequeño comercio, a la ferretería o al suministro industrial le queda poco que ofrecer cuando el sueldo o la estabilidad no son lo fundamental para un joven. Además, los horarios son partidos, en la mayoría de los casos se trabaja los sábados y el teletrabajo es sencillamente imposible.

Ferretería Keerl, de Barcelona, ha sido creativa para conceder a sus empleados fines de semana de tres días. La idea confirma que es posible buscar alternativas diferentes a lo que parece inamovible.

Sin embargo, conozco casos de ferreterías que exploran alternativas y encuentran soluciones. Pongo el ejemplo de Ferretería Keerl, de Barcelona, que ha implantado una jornada de trabajo que permite a sus trabajadores tener fines de semana de tres días.

El encanto de lo diferente puede ser el banderín de enganche para los futuros jóvenes ferreteros. Además de la vocación, por supuesto. Como la tienen Juan Carlos Vázquez, Javier Fresneda y todos los que forman parte del Club de Jóvenes Ferreteros que creamos hace unos años en C de Comunicación.

La clave está en cómo comunicar a los jóvenes las bondades de la ferretería. Una pequeña relación para terminar este post:

  • La ferretería es un comercio esencial, que garantiza estabilidad en momentos de incertidumbre como el actual
  • La atención al cliente genera satisfacción personal y reputación en el entorno de la tienda
  • Es un trabajo creativo y conecta con la tecnología para conseguir un mundo más sostenible, ecológico y amable
  • Se trabaja en equipo
  • La venta online y las RRSS son importantes
  • El punto de venta es un generador de oportunidades personales y profesionales

Añádase una participación en los beneficios de la empresa, un poco de creatividad para conciliar la jornada laboral con la vida privada y una dosis de orgullo por contribuir a hacer una sociedad más confortable y, a lo mejor podemos cambiar la opinión de los jóvenes sobre las ferreterías.

Estaré en Eurobrico. Espero encontrarme con algunos de ustedes.

guest
3 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
José María
José María
26/01/2023 14:00

Hola Juan, con todo el respeto no estoy de acuerdo. Yo creo que trabajadores hay por miles, sin ir más lejos la última vez que vi una oferta en InfoJobs para ferretería había unos 1000 candidatos. Yo mismo teniendo estudios de ingeniería e inglés alguna vez he intentado entrar a trabajar en una ferretería y he sido descartado rápidamente. ¿Se está dando realmente oportunidades a la gente jóven? ¿Es la experiencia una excusa para no asumir la falta de planes de formación en las empresas? Entiendo que será distinto en cada región de España, pero reconozco que me sorprende tu artículo. Igualmente un saludo y gracias por la aportación.

Francisco J.Vicario
Francisco J.Vicario
03/10/2022 13:12

En 1989 empece a trabajar en unos grandes almcenes en la seccion de ferreteria, tras 3 años en el departamento me fui como viajante (que se decia antes) con un proveedor de primera linea, y fui pasando por varias casas (tambien se decia eso) hasta que hace casi 18 años monte mi ferreteria. Pero nunca olvido una entrevista para una multinacional del sector quimicos ,en el Parador de Golf de Malaga, en la que tras 2 entrevistas consecutivas, mi interlocutor me espeto esta frase, tras advertirme que la respuesta era eliminatoria…..”¿Que buscas en nuestra casa?….¿Un puesto de trabajo o una Profesion?….”. No dude mi respuesta ….una PROFESION , y esa ha sido mi PROFESION , en mayusculas, desde entonces, ( no sigo en la casa, porque por desgracia desaparecio ). Quizas sea ese el fallo , o la falta de aliciente, vivimos en un mundo que buscamos la comodidad y el esfuerzo limitado , y es mas facil tener un trabajo que currarse una profesion, en esos Primark, zara y demas seras el numero xxxxx de la tienda X, en la ciudad x, mientras que en la Ferreteria de tu barrio, seras Pepe, el que entro hace no se cuantos… Leer más

f763cb80-5d0c-4db2-97b1-b1b8eee328f0
Ir arriba