Inicio / Opinión / Juan Manuel Fernández / Ferreteros de casta

Ferreteros de casta

Ahora que se denigra tanto la casta política, yo me voy a permitir el lujo de reivindicar la casta de los ferreteros que, contra viento y marea, siguen manteniendo la llama del comercio de proximidad basado en el conocimiento del entorno y el asesoramiento personalizado. Son esos ferreteros que en momentos confusos como los que vivimos, se empeñan en dar una vuelta de tuerca a sus propuestas y deciden reformar sus establecimientos o abrir nuevos en zonas que ellos consideran de oportunidad.

Algunos de ellos ya han sido reconocidos en Cuadernos de Ferretería y Bricolaje o en nuestra web, otros todavía están afinando sus proyectos y tardarán algunos meses aún en hacerlos visibles. Todos forman parte de una casta de empresarios y emprendedores que no se arredran ante nada y que, por el contrario, saben aprovechar un mercado que algunos llaman líquido al que se adaptan con rapidez  y con una mezcla virtuosa de intuición y experiencia adquirida a través del ADN.

Los hay veteranos curtidos en mil batallas y jóvenes con tanta visión como ilusión. Están en los cuatro puntos cardinales del país, hablan con distintos acentos o idiomas, se integran o no en las diferentes organizaciones de distribución, pero tienen en común una vocación comercial  a prueba de bombas, un compromiso cercano y real con sus clientes y una mente abierta y permeable a las nuevas técnicas de venta y a las nuevas exigencias del comprador.

Se dejan aconsejar por los proveedores –fabricantes o distribuidores- pero pasan todo por el tamiz del conocimiento de su entorno. Aplican las nuevas tecnologías, pero las humanizan y las ponen al nivel en que sus clientes las entienden. Lideran equipos pequeños pero comprometidos con los proyectos y con su patrón. Miran al futuro pero abren día a día sus establecimientos como si fuera el último y quisieran ser recordados siempre como el mejor comerciante del pueblo o del barrio.

Por esta casta escribo cada lunes este blog con renovados bríos y con un profundo respeto y agradecimiento por su labor. Sus nombres y apellidos, los detalles de su pequeño o gran establecimiento, sus proyectos futuros, están siempre conmigo y me animan a ser optimista en un mundo que, por otra parte, no tiene mucho a lo que agarrarse.

guest
2 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Raúl Arrones
Raúl Arrones
28/10/2014 09:26

Gracias, en nombre de tantos ferreteros que no dejamos de luchar día a día. Enhorabuena, un magnífico artículo.

cristian sanchez perez
cristian sanchez perez
27/10/2014 12:41

me parece muy interesante como siempre tus articulos mas si cabe este ya que me siento muy identificado por la indole del mismo.

ya que nosotros empezamos siendo ferreteros de barrio (esto entre comillas) y gracias al apoyo de los clientes, proveedores, etc hoy somos centros de bricolaje referentes en nuestra region .

creo que el camino pasa por ahi, en la evolucion pero sin perder las costumbres y la cercania hacia tus clientes de siempre

un saludo

f763cb80-5d0c-4db2-97b1-b1b8eee328f0
Ir arriba