¿Gestionar, liderar o ser adivino?

Dirigir y gestionar una empresa en momentos de constantes distorsiones, como ahora, y con bastantes dificultades para predecir el corto y medio plazo (del largo ya ni hablamos), se convierte en un reto. Un desafío que requiere ser de una “raza especial”, con un altísimo grado de resiliencia y con un estado de alerta continua agotadora.

Con cambios en la economía casi a diario y opiniones de supuestos expertos totalmente contradictorias, resulta muy difícil saber en qué dirección debemos ir. Y tampoco ayuda que nuestro país esté descentrado y no tenga un plan serio, coherente ni estratégico, que cree el clima adecuado para sostener a la mayoría de empresas que quedan vivas (pymes y micropymes) en el mercado. Y que apoye la creación de nuevas empresas que aporten innovaciones y generen valor a la sociedad.

Gestionar y liderar se convierten así en un jeroglífico muy complejo y misterioso. Tampoco se valora al que produce, ya que la cultura que se va imponiendo es la de la subvención, la ayuda y el enchufismo o la de intentar dar un pelotazo.

No existe un debate serio sobre el esfuerzo, la creatividad o la obsoleta ya meritocracia, sino que todo se basa en derechos y exigencias, pero sin nada de valor a cambio y sin objetivo alguno concreto.

Esta atmósfera es un mal ejemplo para nuestros jóvenes, que pierden el tiempo en noticias lamentables y de muy bajo nivel, en lugar de buscar reflexiones sobre los temas verdaderamente importantes para un futuro mejor de toda la sociedad. La política lo ocupa todo con temas absurdos y de fácil distracción, para que nadie se fije en lo que tiene o tendrá consecuencias muy serias para todos.

El valor de autónomos y pequeños empresarios

Todavía tiene más mérito sacar adelante las empresas en el día a día, con tantos factores actuales, como:

  • Inflación.
  • Varias subidas de precios.
  • La carísima energía, tanto en lo que se refiere a la luz como a los combustibles.
  • La falta de suministros con retrasos enormes.
  • La subida de impuestos (al revés que los demás países europeos).
  • La falta de ayudas que no llegan a las pequeñas y medianas empresas, a pesar de habernos vendido que nos ha tocado la lotería en Europa.
  • Y unos consumidores que ya no saben qué deben creer, provocándoles miedo, inseguridad, inestabilidad y falta de ilusión por el futuro.

Pero esto no es lo que se les explica a nuestros jóvenes, ya que entonces verían a los autónomos y pequeños empresarios como héroes. Y no es la imagen que los actuales políticos quieren transmitir, sino todo lo contrario.

Cuando surge un líder que podría darnos pistas de hacia dónde deberíamos caminar, salen rápidamente críticos a los que no les interesa ir en esa dirección. Y entonces le silencian e insultan, porque solo ellos deben marcar el camino a seguir.

Continuaremos, a pesar de todo lo que tenemos en contra, sacando adelante nuestras empresas. Porque va en nuestro instinto de supervivencia, en nuestras ganas de generar empleo digno, de crear valor a nuestros clientes, a nuestros proveedores y a la sociedad en general.

Gestionar y sacar adelante las empresas tiene cada día más mérito

Gestionar desde la unión

Estaremos cerca, si acertamos en nuestras estrategias de ser adivinos con tantos frentes abiertos en esta incertidumbre constante. Pero, aun así, lucharemos con la convicción de que siempre merece la pena mantener y hacer crecer a nuestra empresa.

Deberíamos estar todos los responsables de empresas más unidos que nunca entre nosotros. Porque nadie más nos va a apoyar ni nadie más nos va a reconocer nuestro tremendo esfuerzo, nuestra pasión por sacar adelante nuestro proyecto vivo.

Vamos a necesitar un alto grado de flexibilidad en todas nuestras estrategias para tomar la gran cantidad de curvas, y muy cerradas, que tenemos en esta carretera. Pero lo haremos porque está en nuestro ADN, somos únicos y valientes.

Sacaremos nuestra mejor versión. Porque es ahora cuando hace falta, para trabajar en equipo con nuestra plantilla y cuidar de nuestra gente. Formarla lo mejor posible y apoyarla en un año tan incierto como importante, para posicionarnos en el mercado tal y como nos conviene para que nuestra marca siga adelante.

Con un mínimo de suerte y mucho acierto en nuestras decisiones, saldremos victoriosos.

  • Los grandes imperios no son mantenidos por la timidez.
  • No se puede gestionar el riesgo en las empresas desde la ignorancia.
  • Lo que ayuda a la gente ayuda a las empresas.
  • La mala noticia es que el tiempo vuela; la buena es que tú eres el piloto.
guest
1 Comentario
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Delia
Delia
01/02/2022 09:39

Gran artículo y gran realidad José. Cada vez somos menos los autónomos que nos levantamos cada día con… a ver que pasa hoy ?? intentan desilusionarnos, frustrarnos y a los que somos medianamente ” jóvenes ” (me incluyo en ello porque tengo 36 años) pretenden que todos nuestros proyectos se queden en eso todo son trabas y problemas y sinceramente pienso que si no es vocacional realmente no se lucha por cada día levantar la persiana y recibir con una sonrisa a nuestros clientes. Feliz día.

f763cb80-5d0c-4db2-97b1-b1b8eee328f0
Ir arriba