Inicio / Opinión / ¿Incertidumbre? No, gracias
¿Incertidumbre? No, gracias

¿Incertidumbre? No, gracias

Por Iván del Dedo MartínResponsable de contenidos del área de Suministros Industriales

Recojo el testigo de mi compañero Javier Barrio, que en su perfil de LinkedIn señaló la sobreexplotación de la palabra “incertidumbre”, como si nunca hubiera existido. Y es cierto, en estos tiempos de cambios rápidos y desafíos constantes, la incertidumbre parece haberse convertido en el término de moda. En todas las conversaciones y análisis hace acto de presencia.

Sin embargo, mientras algunos predican un panorama de incertidumbre perpetua, me veo obligado a mirar más allá de esta nota pesimista y enfocarme en una realidad que a menudo pasa desapercibida: el persistente crecimiento y optimismo de los suministros industriales.

Es innegable que la realidad está revuelta, con una serie de eventos globales que generan turbulencias en todos los ámbitos de la vida. Desde conflictos geopolíticos hasta problemas logísticos y crisis políticas, los desafíos parecen estar en todas partes. Pero en medio de este torbellino de incertidumbre, el sector ha demostrado una notable capacidad para mantenerse firme y seguir creciendo.

En estas semanas hemos podido conversar con los agentes del sector en Expocadena, Sicur y a través del teléfono con los asistentes a la feria de Industrial Pro. Y revelan un panorama alentador: a pesar de los obstáculos externos, las empresas del sector continúan expandiéndose y prosperando. Se percibe un palpable optimismo y una confianza en el futuro, impulsada por la capacidad de adaptación que caracteriza a este sector.

En medio de esta incertidumbre generalizada y casi impuesta, los suministros industriales han encontrado formas de sortear los desafíos y capitalizar las oportunidades emergentes. Desde la implementación de las nuevas tecnologías hasta la exploración de nuevos mercados y la optimización de procesos internos. El sector demuestra constantemente agilidad en su búsqueda de crecimiento continuo.

Entonces, ¿por qué persiste tanto la retórica de la incertidumbre en un contexto donde el optimismo y el crecimiento son evidentes? Quizás sea porque la incertidumbre, con su aura de misterio y preocupación, parece ofrecer una explicación fácil para los desafíos que enfrentamos. Pero es importante no dejarnos llevar por la narrativa predominante y reconocer que, aunque el panorama sea incierto, no define por completo nuestro futuro.

En resumen, sí, la incertidumbre es una realidad. Pero también lo es el optimismo y el potencial de crecimiento. Resulta crucial no perder de vista lo que nos rodea. En lugar de sucumbir al pesimismo, abracemos el optimismo que ha llevado a este sector a seguir adelante y crecer.

En esta ocasión, como libro recomendado os traigo mi última lectura, “Las desheredadas”, de Ángeles Caso y editado por Lumen, una obra que desvela a las grandes mujeres creadoras de los siglos XVIII y XIX que quedaron en la sombra, como las hermanas Brontë, Mary Shelley, Olympe de Gouges o las españolas Concepción Arenal o Emilia Pardo Bazán.

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
2 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Nuria Esquerda
Nuria Esquerda
07/03/2024 14:05

¡Qué bien lo has descrito, Iván! La incertidumbre es una realidad pero también la oportunidad. Siempre hay un poco de ambas.

Más noticias sobre...

Scroll al inicio