Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Entra en vigor el derecho a reparar electrodomésticos: en qué afecta al sector

Los fabricantes de neveras, lavadoras, secadores de pelo, televisores y otros productos de electrónica de consumo deberán garantizar que sus electrodomésticos puedan repararse durante, al menos, un periodo de 10 años.
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Entra en vigor el derecho a reparar electrodomésticos: en qué afecta al sector

Ya ha entrado en vigor la nueva normativa comunitaria que reconoce el derecho a reparar del consumidor. Esto significa que, en virtud de este nuevo reglamento a nivel europeo, los fabricantes de neveras, lavadoras, secadores de pelo, televisores y otros productos de electrónica de consumo deberán garantizar que sus electrodomésticos puedan repararse durante, al menos, un periodo de 10 años desde la fecha de compra.

La UE quiere evitar que los usuarios acaben tirando a la basura productos que podrían seguir funcionando, pero que la ausencia de respuestos o herramientas para arreglarlos lo hace imposible. Por ello, se establece que el producto, además de ser seguro, debe ser duradero y reparable.

Según explica la Asociación Nacional de Empresas Distribuidoras de Electrodomésticos (Aden), "en la práctica, esto significa que los fabricantes estarán obligados a proveer de los manuales y disponer, durante 10 años, de las piezas necesarias para que los compradores puedan restaurar los dispositivos que adquieren con herramientas convencionales".

Desde Aden señalan que, además, con esta nueva normativa "se quiere garantizar el derecho a la reparación, para terminar con la obsolescencia programada", en tanto en cuanto esta práctica "genera más desechos, causa impacto climático por los gases emitidos en la fabricación de nuevas máquinas, y provoca gastos suplementarios a usuarios y empresas, al obligarles a acudir a la tienda para renovar artículos que sólo necesitarían un ajuste para continuar su actividad".

El consumidor conocerá la vida útil del producto

La asociación asegura que actualmente "es casi imposible arreglar algunos productos". Hasta ahora, en España existía la obligación de tener disponibles piezas de recambio de los aparatos discontinuados durante cinco años. Ahora serán 10. Además, el fabricante deberá incluir un manual de reparación y asegurarse de que puedan ser desmontados para su reparación.

La Comisión Europea quiere crear un índice de reparabilidad, que en definitiva sería similar a la etiqueta de eficiencia energética pero referido a la posibilidad de reparar los aparatos, con una etiqueta o similar que informe al consumidor en el envase o caja del aparato de las posibilidades de reparación, o dicho de otro modo, de la vida útil de los productos, según explican desde Aden.

"Que refleje, en definitiva, el derecho a reparar, ya que se trata de crear un sistema ‘inmediatamente visible y fácil de entender’ para los consumidores, con el objetivo de que se hagan una idea de lo fácil o no que puede ser reparar un aparato, así como de su vida útil", añaden.

"Los nuevos requisitos de reparación ayudarán a mejorar la vida útil de los electrodomésticos cotidianos, que fallan demasiado rápido y afectará a todos los productos incluidos en la norma, ya sean de fabricación europea o extracomunitaria", concluyen.

¿Te está afectando esta nueva normativa?

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación