Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Claves para que una empresa pague menos en su factura de la luz
Los costes de alquiler del contador eléctrico fluctúan entre los 10 y los 120 euros al mes.
Los costes de alquiler del contador eléctrico fluctúan entre los 10 y los 120 euros al mes.

Claves para que una empresa pague menos en su factura de la luz

Los expertos de la consultora energética Ipsom informan de que, según la ley, existe la posibilidad de tener el contador eléctrico en propiedad.

A nadie se le escapa que la factura de la luz supone una gran partida en el presupuesto de las empresas. Con la mejora de las prestaciones que ofrecen los contadores inteligentes podría controlarse mejor, en el futuro, ese consumo energético. En ello están trabajando desde el Ministerio para la Transición Ecológica.

Pero, para una gran parte de las empresas, el alquiler del contador supone un gasto más en la factura. Por eso, los expertos de la consultora energética Ipsom informan de que, según la ley, existe la posibilidad de tener el contador eléctrico en propiedad, siempre y cuando esté homologado y esté precintado por la empresa distribuidora correspondiente.

Y es que, el coste final del alquiler de un contador depende de la tarifa eléctrica y de la comercializadora, y los costes fluctúan entre los 10 y los 120 euros al mes. ¿Qué motivos hay, por tanto, para cambiar la modalidad de alquiler por la de propiedad? Desde Ipsom señalan los ocho motivos por los que una empresa debería hacer este cambio.

1.- Medidas en tiempo real: junto con el contador en propiedad, el usuario dispondrá de una plataforma que interprete los datos de forma continua y los muestre de forma sencilla. Por tanto, la telemedida nos permitirá conocer con detalle el consumo realizado minuto a minuto.

2.- Detección de sobretensiones y cortes de luz: se dispone de toda la información de las curvas de consumo, imprescindible para presentar reclamaciones de calidad de suministro frente a las distribuidoras.

3.- Detección de excesos de potencia: es posible detectar, en tiempo real, excesos de potencia que pueden producir penalizaciones en nuestra factura eléctrica.

4.- Conocimiento del perfil de consumo: el acceso a la información de consumo permite saber cuál debe ser la potencia óptima contratada.

5.- Control de consumo en tiempo real de las ampliaciones de equipos.

6.- Disponibilidad de medidas: se dispone de medidas certificadas para que se pueda hacer cualquier tipo de reclamación a la compañía eléctrica.

7.- Ahorro del coste de alquiler del equipo de medida.

8.- Conservación del historial: no hay pérdida de datos al cambiar de compañía eléctrica.

Y, por cierto, los expertos de Ipsom, en concreto Marta Gomà, tranquilizan a las empresas que se pregunten si el cambio de contador puede implicar o no un corte de tensión que pueda alterar el ritmo de trabajo normal de una compañía. "La respuesta es que no. En la gran mayoría de suministros, con medida indirecta, el cambio de contador no implicará quedarnos sin electricidad en nuestra instalación", asegura Gomà.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados