Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Proveedores
  4. Rubi cambia su producción para luchar contra el coronavirus

Rubi cambia su producción para luchar contra el coronavirus

Rubi ha cambiado su producción habitual para pasar a fabricar pantallas protectoras impresas en 3D, uno de los materiales que actualmente escasean y que son de vital importancia para luchar contra la propagación del coronavirus.

El fabricante de herramientas para la construcción, siguiendo las propuestas de colaboración en la producción de material médico y de protección, se suma así al proyecto ‘Coronavirus Makers’, una plataforma que conecta a miles de voluntarios, particulares y empresas, que trabajan en red, para suplir las carencias en equipos de protección, sobre todo viseras y abridores de puerta, para profesional sanitario.

Actualmente el equipo de I+D+i de Rubi está produciendo en sus, con la impresora 3D, estructuras para las pantallas de protección facial, destinadas a los profesionales de la salud. La semana pasada la compañía hizo entrega de la primera tirada de cinco viseras impresas y a lo largo de esta semana espera entregar muchas más.

“Es un orgullo ver cómo en estos momentos nuestros compañero de I+D+i siguen estando en primera línea tecnológica aportando todo su conocimiento con la impresión 3D, así como el resto de colaboradores que en estos días está llevando a cabo un trabajo ejemplar, lo que demuestra que somos una gran compañía”, comenta Josep Munné, director general del grupo Rubi-Germans Boada.

Además, cuando empezó la pandemia, Rubi donó más de 1.800 mascarillas a los hospitales de Valls y de El Vendrell, próximos al centro de producción y logística de Santa Oliva (Tarragona), que da trabajo a más de 150 persona. Y también ha entregado 5.900 mascarillas al Consorcio Hospitalario de Terrassa (Barcelona).

Rubi cierra sus instalaciones de producción y logística

rubi

El grupo Rubi-Germans Boada cierra temporalmente sus instalaciones, tal y como decreta el nuevo Real Decreto-Ley 10/2020, de 29 de marzo.

Desde que se proclamara el estado de alarma, la compañía está tomando todas las medidas necesarias para combatir la propagación del COVID-19. Por ello, y tras el anuncio del Gobierno de la paralización de todas las actividades no esenciales, los centros productivos y logísticos de Santa Oliva (Tarragona) y Alicante, donde se fabrican los productos de Boada Kanguro, permanecerán cerrados hasta nuevo aviso.

“Desde Germans Boada estamos trabajando haciendo el máximo esfuerzo para estar en contacto y seguir cumpliendo con responsabilidad con nuestros clientes y proveedores. Por este motivo ante esta situación excepcional, y siguiendo el mencionado Real Decreto-Ley, estamos teletrabajando con el fin de contribuir a reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el COVID-19”, indica la compañía.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados