Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Eventos
  4. El futuro del sector. Flexibilidad, adaptación y experiencia de compra para recuperar las ventas

Mesa redonda

El futuro del sector. Flexibilidad, adaptación y experiencia de compra para recuperar las ventas

Once conocidos proveedores, distribuidores y detallistas de ferretería y bricolaje participaron en la mesa redonda organizada por C de Comunicación el pasado 10 de junio, con el patrocinio de Rombull. En ella se analizó el presente y el futuro del sector.

Con una vuelta a la actividad que pocos habían previsto, por su ritmo frenético, los responsables de las empresas de ferretería y bricolaje intentan prever cómo será la evolución del sector más allá del verano.

La flexibilidad en la contemplación de diferentes escenarios, la adaptación a la nueva demanda y el cuidado del punto de venta y la experiencia de compra se configuran como claves para enfrentar los retos que la nueva situación posCOVID requiere. Todos coinciden en que se producirá una crisis, pero confían en que sea corta.

"Sí va a haber una crisis, porque la gente está retrasando inversiones", cuenta Carlos Manrubia (Ehlis). "Creo que recuperaremos en junio lo perdido y quedaremos a 0 o 0,1 %. En mayo, los clientes profesionales en  iban a -10,6 % y los particulares, con -2 %. El mundo profesional va a sufrir en los próximos meses, porque se van a ralentizar las inversiones, ya que todos vamos a ser mucho más prudentes. Va a haber una crisis, aunque quizá no sea tan grande como lo que decían". Para afrontarla de la mejor manera posible, propone flexibilidad y añade que "la ferretería lo va a aguantar más o menos bien; el suministro, peor. No sé si la crisis será larga. Pero hay algo muy importante para todos nosotros: ser muy prudentes con el tema financiero. Y muy flexibles en lo comercial y laboral. Miremos primero nuestro entorno y ayudemos a los proveedores, consumidores y asociados.  Protejamos a las ferreterías, ayudémosles a gestionar bien sus negocios, y así a fabricantes y a centrales nos irá bien".

Para Venancio Alberca (Cofan), resulta importante seguir trabajando en la omnicanalidad y la digitalización. "Añadiría también la experiencia de compra, que la gente encuentre de verdad un sitio agradable cuando va a la ferretería. Y todavía tenemos mucho que trabajar en ello". En cuanto a la crisis, en su opinión, dependerá "de lo que el Gobierno sea capaz de hacer. La diferencia va a estar en recuperarnos en un año o hacerlo en cinco. Posiblemente, en un año o año y medio consigamos recuperar más o menos los números y la estabilidad perdida. Pero en economía y para las empresas, un año no es nada". Por ello insiste en seguir invirtiendo, "con conocimiento, y trabajando para ser una buena opción, porque mercado hay. La gente quiere comprar y hay que seguir aprovechando todas las oportunidades de negocio".

En palabras de Pedro Scala (Aginco), "la crisis no es la única amenaza de nuestro sector. Estamos muy afectados por los grandes operadores del comercio online. Y no estamos siendo capaces de reaccionar. Todos estamos tratando de apoyar a nuestros clientes para que lleven adelante sus procesos de omnicanalidad y abran sus tiendas online. Pero que sean algo más que un segundo escaparate, que tengan un adecuado posicionamiento, una estrategia de precios... Este es el gran reto. Si creamos hábitos de compra y no somos capaces de subirnos al carro, tendremos dos amenazas: la crisis y la paulatina pérdida de clientes que llevamos experimentando desde hace años. Estas plataformas online se han cargado varios sectores (hoteles, librerías) y estamos en esa lista. Si no reaccionamos a esto, si no definimos claramante todos en conjunto cuál es la estrategia online del sector, la crisis será mucha más dura de lo que pronostican los datos macroeconómicos".

Los detallistas aportan su propia experiencia con el cliente final. Javier Fresneda (Ferretería Javier) explica que "siempre pensamos en la cifra del año pasado que fue muy buena, pero no nos acordamos de hace ocho años y estamos por encima. Estamos en cifras récord. Julio y agosto van a ser buenos. Quizá en octubre pueda ser un poco más duro, pero creo que no va a bajar tanto". E insiste en la necesidad de comprar en España. "Estos años nos hemos valido de China para traer cosas baratas y vender más", pero, en su opinión, con los productos nacionales "vamos a vender más y a ganar más y vamos a tener clientes para siempre". 

Delfí Sirvent (Ferretería Sirvent) se muestra de acuerdo en la ayuda que suponen las nuevas tecnologías y el camino que le queda por recorrer a los detallistas, pero reivindica el papel del punto de venta físico. "El 50 % del aumento de las últimas semanas ha venido dado por el cliente de proximidad. Tenemos que tratarle bien y así le costará más usar el canal online. Hay que aprovechar ese aumento. Las tiendas están ahora más bonitas, porque hemos tenido tiempo de arreglar muchas cosas. Y la gente tiene muchas ganas de que a nosotros nos vaya bien. Ojalá esta ilusión y alegría que hay ahora siga mucho tiempo. Y lo que tenemos que hacer es no echar a la gente que está entrando ahora en nuestras tiendas".

Para Marta Keerl (Ferretería Keerl), lo más importante es "intentar mantener los puestos de trabajo de todos nuestros empleados. Ellos se han comportado de una manera excelente, se han puesto a trabajar como nunca y lo han dado todo. Por eso, hay que mantener a los clientes antiguos y a los nuevos que hemos tenido estos días. Y esto se logra con las tiendas muy actualizadas, con productos modernos y que atrapen a la gente joven. Si conseguimos que vengan clientes jóvenes, los negocios no se mueren, seguirán fucionando. Hay que mantener el espíritu de comercio y servicio de barrio. Mucha gente se ha dado cuenta de que las ciudades, sin comercio, se mueren". 

Además de atrapar a los jóvenes, Ángel Miguel Expósito (Ferretería Almonte) pone en valor la atomización del sector. "En Canarias, y esto lo podemos extrapolar a todo el territorio nacional, tenemos 300 puntos de entrega. No hay nadie en el sector comercio que tenga esto. Siel pequeño comercio es capaz de hacer entregas en nuestra tiendas por todo el territorio nacional, acaparemos todo".

Tal y como comenta Cristiano Granata (Stanley Black&Decker), la situación "es mejor de lo que se podía pensar hace unas semanas. La recuperación creo que será bastante rápida. Vamos a trabajar casi todo agosto, por ejemplo. Lo que pasará después del verano resulta bastante difícil de predecir. A nivel macro se están haciendo cosas que no se hicieron en la crisis de 2008. Pero si las inversiones y el dinero de Europa se invierten bien, habrá sectores que, como el nuestro, se podrán recuperar más rápidamente".

También José Luis Beltrán (Coinfer) se muestra positivo. "La crisis es de salud y se han tomado medidas que harán que nos recuperemos rápidamente en unos meses, salvo que se produzca un rebrote. Hay dos grandes ganadores en la pandemia: el comercio online (y aquí el pequeño comercio tiene oportunidades) y el comercio de proximidad. El consumidor ve las cosas de otra manera: busca lo local, la proximidad, no dejar huella de carbono. Siempre que lo haga bien, el comercio de proximidad es ganador. En cambio, por un reajuste a la baja, los centros comerciales y el comercio que no se adapte, sea pequeño, mediano o grande, serán los perdedores".

En cuanto a los centros de bricolaje, Guillermo Leal (BricoCentro) comenta que la previsión apunta a que "el aumento de ventas se extienda en junio y probablemente también en julio, porque mucha gente no se irá de vacaciones quizá hasta agosto. A partir de septiembre, octubre hay bastantes dudas. A nivel macro, la industria del automóvil y el turismo van a salir muy dañados. Cuanto más se dependa de grandes proyectos, la venta se va a ver más afectada".

Por su parte, Rocío Pajares (Panter) quiere transmitir alegría y positivismo. "Nuestro sector es importantísimo y muy valioso para levantar este país, para que alcance la recuperación. España se va a recuperar. Que lo haga antes o después dependerá de lo que hagamos nosotros. Lo mismo que se expande el virus, se expande la alegría. Hay que impulsar el consumo, para lo que se ha de tener poder adquisitivo. Para eso, tiene que haber empleo. Por tanto, hay que mover la economía española. Espero que la ciudadanía tenga memoria y recuerde que ese comercio les ha estado ayudando". Por ello pide "colaboración, solidaridad y consumir en España".

Mesa redonda sectorial logo rombull

El reportaje completo de las principales conclusiones de la mesa redonda sectorial se publicará en el número 67 de Cuadernos de Ferretería y Bricolaje.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados