Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Eventos
  4. Las ferreterías se reinventan durante el confinamiento

Mesa redonda

Las ferreterías se reinventan durante el confinamiento

La mesa redonda telemática, organizada por C de Comunicación el pasado 16 de abril, reunió a once ferreteros de diferentes zonas de España. El objetivo: conocer cómo están trabajando durante el estado de alarma y cómo se están preparando para el futuro inmediato, cuando por fin puedan abrir sus puertas.

Aunque muchas ferreterías han cesado por completo su actividad durante el estado de alarma, otras están aprovechando las herramientas a su disposición para seguir trabajando dentro de la legalidad. Lo contaron los participantes a la mesa redonda 'La ferretería en tiempos del COVID-19'.

En este sentido, Javier Calabuig, de Ferretería Calabuig (Cullera, Valencia), indica que pidió "autorización a la Guardia Civil para atender a los clientes mayoristas y nos dijeron que sí, pero en horario restringido" y señala que "el COVID-19 ha sido un zapatazo importante, porque nos ha pillado en una época de Fallas, de inicio de campaña de jardín. Lo estamos supliendo con los clientes profesionales y algo con online y reparto a domicilio".

Por otra parte, existen diferencias entre regiones. Así, en Galicia, las ferreterías domésticas pueden abrir (excepto los días en los que la actividad se restringió exclusivamente a actividades esenciales). Minia Otero, de Comercial Minia, cuenta que el horario de su tienda de Vilanova de Arousa (Pontevedra) se ha reducido a las mañanas, de 9:00 a 14:00.

"Lo que más estamos vendiendo es pintura. La gente está desesperada porque quiere hacer algo en casa", asegura. También vende mascarillas, guantes, etc. Aunque confiesa que las ventas son muy pocas. "Intentamos vender online, pero creo que la mayoría lo está vendiendo Amazon, porque no notamos un aumento de ventas a través de la página". Minia calcula que su número de clientes ha bajado un 80 % respecto a la situación anterior a la crisis sanitaria.

Otros ferreteros, con las tiendas cerradas, están repartiendo pedidos a domicilio. "Las primeras semanas fueron un poco caóticas", señala Mariola Reig, de Ferretería Reimar (Alcoi, Alicante). "Estábamos todos en shock, no sabíamos qué hacer". Este negocio cuenta con venta al por mayor, "por lo que damos servicio a autónomos y empresas. A los clientes particulares les estamos sirviendo a domicilio, que es lo que nos dejan hacer. Es un poco caótico, porque la gente se te mete en la tienda y les tienes que decir que allí no les puedes vender, que tienes que venderles a domicilio". 

Carlos González, de Ferretería Jovani (Madrid), es uno de los que mejor está aprovechando la comunicación con los clientes y el envío a domicilio. Desde el primer día empezamos a publicitar en grupos de barrio que íbamos a trabajar a domicilio y ahora mismo estoy desbordado de trabajo. Si miro los números del año pasado, posiblemente estoy vendiendo el doble. Es verdad que estoy trabajando muchísimas más horas, porque estoy solo. Pero estoy sacando al menos para cubrir gastos y para poder seguir la actividad como si, de alguna manera, no pasara nada".

Para Carlos, existen herramientas para seguir trabajando dentro de la legalidad. "Por la mañana preparo los pedidos y por las tardes los reparto, a lo mejor hasta las 10 de la noche, pero es lo que toca ahora. De todas las cosas malas hay que intentar sacar algo bueno. Y a mí todo esto me está valiendo para hacer muchos clientes que antes no nos conocían y que posiblemente serán clientes para el futuro. Vamos a utilizar las herramientas que tenemos y revertir la situación", asegura.

Juan Carlos Vázquez, de Ferretería Marcavel (Madrid), está experimentando un gran incremento de pedidos online, especialmente en manualidades, pintura y reparaciones. "Preferiría mil veces tener la tienda abierta a vender lo que vamos a vender online todo el mes, pero por lo menos algo puedes hacer para cubrir los gastos". Reconoce que él parte con ventaja, puesto que ya tenía tienda online funcionando con anterioridad. 

En la mesa redonda también quedó claro que los ferreteros ven con claridad que deben prepararse para el nuevo futuro que vendrá a partir de ahora. Cristian Serch, de Ferretería Electro Europa (Barcelona), explica que, en su caso, no tenían venta online "y no hemos querido correr para desarrollarla mal y rápido. No hemos creído que fuera el momento. Es algo que teníamos aparcado para hacer en el futuro y las circunstancias nos van a obligar a desarrollarlo en paralelo a otros proyectos, porque no podemos estar sin ello ante la perspectiva de que situaciones como esta se vuelvan a repetir". Cristian no está vendiendo tampoco a domicilio, pero "dado que el confinamiento se está alargando más de lo previsto, estamos valorando la posibilidad de empezar la venta a domicilio, llevándolo nosotros, a través del correo, whatsapp o teléfono, para no perder el contacto con el cliente, que se está acostumbrando mucho a tirar de Amazon o similares y nos puede hacer daño después".

David González, de Sodafer (San José de la Rinconada, Sevilla), reconoce que "este mes nos ha servido para perfilar la página web. Está claro que tarde o temprano nos vamos a tener que involucrar al máximo en las nuevas tecnologías, porque el futuro está en el reparto a domicilio, lo tengo clarísimo. El tener las ferreterías llenas de gente, como hasta ahora, va a tardar en repetirse. Por eso, hemos de utilizar las herramientas que tenemos a nuestra disposición".

En próximos boletines ampliaremos información de la mesa redonda. El reportaje completo se podrá leer en el número 66 de Cuadernos de Ferretería y Bricolaje.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados