Inicio / Actualidad de las marcas / Salvador Escoda cierra los actos de su 50 aniversario con un gran evento en Barcelona

Salvador Escoda cierra los actos de su 50 aniversario con un gran evento en Barcelona

Por C de Comunicación
El evento congregó en el Museu Maritim de Barcelona a 400 invitados, entre los que se encontraban empleados en activo y jubilados, proveedores y amigos de la familia. Esta celebración supuso el cierre de los actos de celebración por el 50 aniversario de Salvador Escoda.

Este sábado 27 de abril, Salvador Escoda ha cerrado los actos de celebración de su 50 aniversario con un gran evento en Barcelona. El lugar elegido ha sido el imponente recinto de las Atarazanas Reales, un edificio del siglo XIII que actualmente acoge el Museo Marítimo de Barcelona. Además de la familia Escoda al completo, se dieron cita empleados de la compañía en activo y otros ya jubilados, proveedores y amigos.

La elección del enclave del evento estuvo muy presente en las palabras que Marta Escoda, CEO de la compañía, dirigió a los invitados. Tras los diferentes reconocimientos a varios empleados con trayectorias más extensas dentro de la casa y después de exponer los retos futuros de la empresa, la directora general cerró su discurso señalando que “un buen capitán es importante, pero una buena tripulación es lo que te lleva lejos”.

Entre los empleados homenajeados, destaca la figura de Lourdes Roca, la empleada en activo que más tiempo lleva en la compañía, con una trayectoria de 44 años. Cuando se incorporó, con 17 años, la empresa la formaban Salvador, su mujer Katy, el padre de esta y el hermano de Lourdes.

Aunque ha pasado por diferentes puestos, Lourdes Roca trabaja actualmente en el Departamento de Proveedores y se encarga de dar validez a todas las facturas del material que se importa.

Tal y como explicó en declaraciones a este medio, “durante estos 44 años he vivido momentos de todo tipo, más fáciles y más difíciles, cambios informáticos, pero en el fondo todo ha pasado muy rápido. Aunque me vaya a tener que jubilar pronto porque ahora tengo 62 años, se que siempre tendré un trocito de la empresa en mi corazón”.

El cliente en el centro de todo

Salvador Guarnich, director comercial de Salvador Escoda, también pudo dirigirse a los invitados para hacer un breve repaso por la historia y los hitos cosechados en la compañía, reforzando el mensaje de esfuerzo y colaboración, tanto entre los empleados de la empresa, como con los proveedores.

“Quiero dar las gracias en nombre de la empresa a todas y cada una de las personas que trabajan en la compañía por su empeño y fidelidad, así como a los proveedores, en los que se ha sustentado una relación que va más allá de lo profesional“

Salvador Guarnich

Además, subrayó la estrategia por la que el distribuidor ha apostado desde el principio: la importancia de la atención a los clientes. Según el director comercial, “el cliente está en el centro de cada cosa que se hace en la empresa desde sus inicios. Esta ha sido una de las claves del éxito y modelo a imitar.”

En su alocución, Guarnich también quiso dedicar unas palabras tanto a Salvador Escoda “un líder y un referente para todos“, como a su mujer y cofundadora, Katy Sans “compañera de viaje, asesora en todas las decisiones y ejemplo para todos”.

No quiso acabar sin mirar al futuro. “Liderados por Marta Escoda, que ya suma más de 25 años de experiencia en la empresa, tenemos una enorme garantía de futuro para afrontar retos tan importantes como culminar la digitalización de la empresa, para seguir siendo cada vez más competitivos y eficientes en todos los procesos”.

En declaraciones a este medio, Guarnich confesó que “el reto de futuro más relevante es adaptarnos a la digitalización. Debemos ser más rápidos y eficientes con el seguimiento de pedidos y por eso ahora estamos mejorando el programa que tenemos con el objetivo de que todos los datos aparezcan registrados en nuestro sistema”.

Todo empezó por un cuadro

En su intervención, la más aplaudida por los invitados, Salvador Escoda quiso hacer un breve recorrido por los orígenes de la empresa. “Eran tiempos complejos, el coste de la vida había subido mucho y al jefe que tenía entonces le pedí un aumento de sueldo. No me dio el aumento, y encima me llamó a su despacho para enseñarme un cuadro que se había comprado que costaba más de 30 veces lo que yo cobraba, ese cuadro fue lo que me dio la determinación para marcharme de la empresa y comenzar lo que hoy es Salvador Escoda”, explicó.

Un viaje de 50 años que no hubiera sido posible sin su inseparable compañera, Katy Sans y un buen puñado de profesionales que han acompañado a la familia durante muchos años. Un proyecto que comenzó por la negativa de su anterior jefe a aceptar un aumento de sueldo y que a día de hoy suma 800 empleados, casi cien puntos de venta repartidos por toda España y distintas plataformas logísticas para dar servicio a más de 20.000 clientes.

“Ahora, los mandos los tiene la CEO de la compañía, que sabrá liderar el apasionante futuro que tenemos por delante. Yo no tengo intenciones de jubilarme, por lo que siempre estaré dispuesto a ayudar y a asesorar en lo que pueda”

Salvador Escoda
Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Más noticias sobre...

Scroll al inicio